Enfriar Bebidas al Instante

¿Cómo enfriar bebidas de forma rápida?

Nueva propuesta de enfriado

¿Cuántas veces has hecho una cena o una reunión de amigos en tu casa y la bebida no se ha enfriado a tiempo? Gracias a una nueva tecnología puedes enfriar las latas en menos de un minuto. ¿Quieres saber cómo?

En 45 segundos es posible obtener una bebida fría y refrescante. #EnergíaInteligente

Rapidcool, ¡refréscate!

El frigorífico y el congelador son los electrodomésticos que hasta ahora hemos utilizado para enfriar líquidos, pero consumen mucha energía. En los hogares españoles se produce un consumo eléctrico de alrededor de 2394 kwh en neveras y congeladores.

Rapidcool es una nueva propuesta para que las bebidas se enfríen más rápido y cuyo objetivo no es otro que ahorrar la mayor cantidad de energía posible.

Se trata de un invento que cuenta con el apoyo de la UE y es capaz de enfriar botellas y latas en menos de un minuto. Esto permite conservar las bebidas a temperatura ambiente y no tener que meterlas calientes en el congelador, aumentando así su consumo.

¿En qué consiste?

El sistema Rapidcool se sirve de la tecnología V-TEXAbre en ventana nueva para enfriar la bebida de la forma más veloz posible sin llegar a congelarse. Por ello, es muy importante que el líquido esté bien mezclado, para evitar que sólo una parte alcance una baja temperatura.

El formato es independiente pero se puede adaptar perfectamente para introducirlo en refrigeradores de gran tamaño.

Métodos tradicionales

Si no quieres hacerte con una de estas máquinas y prefieres un método más tradicional prueba con los siguientes trucos que están al alcance de todos.

Hielo y sal: Introduce algunas latas que quieras enfriar en un barreño con agua, hielo y sal. De esta forma el proceso de enfriamiento se acelerara porque la sal “necesita” conseguir calor para poder diluirse en el agua. Este calor se lo proporciona la propia lata que, a cambio, recibe más frío que si estuviese en un barreño con hielo.

Una servilleta mojada: Envuelve las botellas en una servilleta de papel empapada e introdúcelas en el congelador. Este papel generará una capa de hielo muy fina pero en permanente contacto con el recipiente enfriándolo de forma mucho más rápida.